El personal shopper inmobiliario al rescate del sector

23.12.2016

No es un secreto para nadie que hasta hace poco el sector inmobiliario estaba sufriendo una etapa muy dura en la que no solo vender sino invertir en construir nuevas propiedades era algo impensable y a cualquiera que se le ocurriese hacer una inversión en el sector inmobiliario se le veía casi como un temerario dispuesto a nadar contra corriente en época de crisis.

Poco después del estallido de la crisis económica del 2008, la visión del comprador cambió, y ahora a este se le considera de alguna forma el rey ya que se sabe que sin él no habría compra ni alquiler de inmuebles. Es por esto que un grupo de profesionales del sector inmobiliario en el momento de la crisis vieron más una oportunidad que una tragedia y decidieron encaminar sus habilidades como arquitectos y agentes inmobiliarios a un trato totalmente personalizado para los nuevos compradores. 

Un servicio individualizado  

El trabajo del personal shopper inmobiliario está dedicado totalmente a personalizar la búsqueda de inmuebles para cada cliente, ya que no todos tienen las mismas necesidades, ni el mismo perfil, por lo tanto, el trabajo del personal shopper es identificar cuáles son las necesidades de cada cliente para ahorrarle tiempo, dinero, disgustos y defender sus intereses; esta es una forma de darle al comprador el valor que antes no se le otorgaba dentro del sector inmobiliario.

Son muchos los arquitectos y profesionales del mundo inmobiliario que han visto una gran oportunidad en esta nueva modalidad de personal shopper, para ellos ha sido una gran salida a la crisis del sector, incluso agencias inmobiliarias en la actualidad se han renovado y ya prestan el servicio de personal shopper inmobiliario y han notado la remontada de sus ventas, por lo que podríamos decir que el trabajo del personal shopper ha ayudado enormemente al rescate del sector inmobiliario. Se estima que en 10 años la mitad de las empresas se enfocaran un 50% a prestar este servicio personalizado a sus clientes y el otro 50% se seguirá centrando en los intereses de los vendedores más que del comprador.